Síguenos en redes:

Hasta el cielo, Benedicto

por Ricardo Talavera

31 Dic - 22

Ser sal y luz

Hemos sido creados para ser sal y luz del mundo. Cristo ha querido valerse de nosotros, con nuestras debilidades, pecados, imperfecciones y faltas de amor. Él ha querido que nosotros colaboremos en su proyecto de salvación porque quiere que todos los hombres le conozcan y le amen. ¿Es posible ser sal y luz en medio de un mundo que parece rechazar a Dios? No solo es posible, es necesario; porque aunque parezca un mundo que lo rechaza, en realidad lo reclama a gritos, lo necesita, lo demanda. Es un mundo que necesita amor porque se está muriendo de frío. En medio de eso, estamos llamados a ser fuego que haga arder la tierra.

Leer más »

Un propósito: amarle mucho

Que maravilloso es saber que Cristo busca intimidad con cada uno de nosotros. Él nos ha llamado a estar con Él, ha conocerle, a servirle, a amarlo y trabajar para que otros le amen, ¡pero cuántas veces hemos rechazado esa invitación! Y se que no es fácil identificar las veces en que no hemos respondido, pero hagamos un examen rápido que nos ayude a clarificar.

Leer más »

Epifanía: Dios al descubierto

esus, te encuentro Niño, sobre el pesebre, entre los cuidados de María y de José. He llegado con los Magos a adorarte: he hecho con ellos el camino.
Te hemos descubierto, hemos visto al Rey escondido, que hoy se muestra al mundo. Un mundo que, muchas veces, no lo reconocerá. Que difícil es rendirse a lo pequeño, a lo aparentemente insignificante que esconde la grandeza de lo divino.

Se arrodillan los magos y me arrodillo yo también. En la maravilla de la peregrinación para encontrar a un Niño, envuelto en pañales, se esconden revelaciones importantes que pretendo atesorar de a partir de ahora.

Leer más »

Totus Tuus: la Consagración a María

Ayer, Solemnidad de Nuestra Señora de Guadalupe, nos consagramos a la Virgen. Han sido semanas en las que María se ha hecho presente de manera extraordinaria, ha estado gritando nuestro nombre, mi nombre. Me he sentido personalmente llamada y profundamente amada. He comprendido que Jesús me quiere para Él y quiere que lo ame como quiere ser amado: con todo mi ser. Y, ¿quién mejor que María para enseñarme cómo?

Leer más »

En su primera homilía pública hace ya casi 17 años, Benedicto XVI nos decía: "Mi verdadero programa de gobierno no es hacer mi voluntad, no es seguir mis propias ideas sino ponerme, junto con toda la Iglesia, a la escucha de la palabra y la voluntad del Señor". Esta frase es el reflejo mas profundo de su pensamiento. Quienes hemos tenido la suerte de leer alguno de sus libros - sin duda un legado extraordinario- podemos percibir en sus reflexiones el infinito amor a Jesús que inundaba su pasión por mostrarnos a un Dios salvador, misericordioso, eterno y poseedor de la dicha mas grande a la que los seres humanos podemos aspirar: la Vida Eterna. Nada se subordina a ella en sus reflexiones, y siempre aparece como la radiación de fondo de todo su pensamiento.

Nunca ni por asomo negocia la efímera felicidad de los bienes relativos al Bien Absoluto que nos mostró en Jesús a través de sus libros y reflexiones. La defensa de la razonabilidad de la Fe y a la vez de la acción redentora de la Cruz de Cristo llevaron a Benedicto a enfrentarse a un entorno hostil y poderoso que reclamaba y reclama con cada vez más insistencia escuchar al mundo y sus reclamos de "libertad" con mas énfasis que a Dios mismo.

"Oren por mi para que no huya por miedo a los lobos" nos decía también en su primeras palabras como Pontífice. No se si la Iglesia se preguntó quiénes son eso lobos, pero al tiempo y la distancia está claro que Benedicto aceptó una cruz durísima, recibió golpes y ataques hasta casi el final de su vida, pero se mantuvo fiel, en oración, "sosteniendo a la Iglesia" (papa Francisco dixit), luchando hasta el final por seguir mostrándonos al Dios verdadero.

Gracias Benedicto!! Estas con el Señor al que tanto amaste en tu paso por este mundo, y al que nos enseñaste a amar y conocer a la luz de la Verdad. ¡Adiós Katejon!

Comparte este contenido:

WhatsApp
Twitter
Facebook

Ser sal y luz

Hemos sido creados para ser sal y luz del mundo. Cristo ha querido valerse de nosotros, con nuestras debilidades, pecados, imperfecciones y faltas de amor. Él ha querido que nosotros colaboremos en su proyecto de salvación porque quiere que todos los hombres le conozcan y le amen. ¿Es posible ser sal y luz en medio de un mundo que parece rechazar a Dios? No solo es posible, es necesario; porque aunque parezca un mundo que lo rechaza, en realidad lo reclama a gritos, lo necesita, lo demanda. Es un mundo que necesita amor porque se está muriendo de frío. En medio de eso, estamos llamados a ser fuego que haga arder la tierra.

Leer más »

Un propósito: amarle mucho

Que maravilloso es saber que Cristo busca intimidad con cada uno de nosotros. Él nos ha llamado a estar con Él, ha conocerle, a servirle, a amarlo y trabajar para que otros le amen, ¡pero cuántas veces hemos rechazado esa invitación! Y se que no es fácil identificar las veces en que no hemos respondido, pero hagamos un examen rápido que nos ayude a clarificar.

Leer más »

Epifanía: Dios al descubierto

esus, te encuentro Niño, sobre el pesebre, entre los cuidados de María y de José. He llegado con los Magos a adorarte: he hecho con ellos el camino.
Te hemos descubierto, hemos visto al Rey escondido, que hoy se muestra al mundo. Un mundo que, muchas veces, no lo reconocerá. Que difícil es rendirse a lo pequeño, a lo aparentemente insignificante que esconde la grandeza de lo divino.

Se arrodillan los magos y me arrodillo yo también. En la maravilla de la peregrinación para encontrar a un Niño, envuelto en pañales, se esconden revelaciones importantes que pretendo atesorar de a partir de ahora.

Leer más »

Totus Tuus: la Consagración a María

Ayer, Solemnidad de Nuestra Señora de Guadalupe, nos consagramos a la Virgen. Han sido semanas en las que María se ha hecho presente de manera extraordinaria, ha estado gritando nuestro nombre, mi nombre. Me he sentido personalmente llamada y profundamente amada. He comprendido que Jesús me quiere para Él y quiere que lo ame como quiere ser amado: con todo mi ser. Y, ¿quién mejor que María para enseñarme cómo?

Leer más »

¡Aquí hay más contenido!

Podcast by Voluntas Tua