Síguenos en redes:

Oración:

lo más esencial

11 Oct - 22

Haced lugar para el Rey

Comienza el Adviento. Cristo ya viene y es hora de despertar. Es hora de prepararnos para recibirle y ante esto me pregunto: ¿cómo está mi corazón?

Leer más »

Su reino no tendrá fin

Cristo Rey del Universo. Esta semana meditaba sobre la implicancia de estas palabras en mi vida personal.
Escuchamos mucho hablar sobre el reino de Dios, sobre el reino de los cielos, pero ¿cuál es este reinado? ¿Dónde lo vemos? ¿Es algo que decimos en sentido figurado? ¿Es una metáfora?

Leer más »

Amar aunque no sienta nada

Está oscuro y se me hace difícil verte. Te busco, pero no te siento. Es como si no estuvieras. Pareciera que todos mis esfuerzos son inútiles. Me siento sola y sobretodo desconsolada. Me desespera no encontrarte, a pesar de los esfuerzos.

Leer más »

Santidad: cuestión de amor

Cristo llama y en su voz amorosa encontramos el sentido de cada uno de nuestros días: de nuestras tareas, de nuestro cansancio, de nuestra entrega, de nuestra existencia. Esa voz nos exige insistentemente solo una cosa: santidad.

Leer más »

Si te preguntas cuál es esa cosa esencial para tu vida interior que hará que todo lo demás se sostenga solo hay una respuesta: la oración.

En ese tiempo de intimidad con Cristo es que el alma se va forjando según la gracia divina. En ese tiempo vas conociendo a tu Amado, recorres los misterios de su Corazón y te va descubriendo sus planes para ti.

En ese tiempo de intimidad con Cristo se construye una relación personalísima, que te permitirá verlo a Él en todo y en todos, haciendo lo que sea el resto de tu día: en tu trabajo, en tus tareas más difíciles, en lo más sencillo de tu ocupación, Él estará; porque ahora Él verdaderamente vive contigo.

Con la oración diaria descubres qué hay un Dios que realmente se interesa por todo: todo tú. Se interesa por tus alegrías, tus logros, por tus dolores, tus tormentas. Por aquello que te hace llorar, por aquello que te provoca un nudo en la garganta. Y vas entendiendo que absolutamente todo lo puedes compartir con Él, óbrelo a sus pies, entregárselo; y en todo Él se hará presente. Descubres a un Dios que siempre está, aún en el silencio. Lo descubres más cerca que nunca, ¡y eres mucho más feliz! Porque lo has encontrado a Él, y al encontrarlo, te encuentras a ti mismo.

“No se como hacer oración” me dices. Y aquí una buena y una mala noticia: no existe ningún manual. La oración se practica, poco a poco, se va desarrollando la capacidad y el hábito. Acércate a Jesús en la soledad del Sagrario, en la capilla, en el silencio de tu habitación y habla con Él. Dile: Jesús, ¡no puedo rezar! Cuéntale por qué, cuéntale tus distracciones, tus impedimentos, tus miedos, tus cargas. Y ya estarás rezando: porque estarás con Él.

Empieza, dedícale tiempo. Verás que la oración te alcanzará cosas que no podrás alcanzar nunca de otra forma. La gracia se derramará sobre ti de manera especial y verás que es porque permites al Espíritu Santo estar cerca. Desarrollarás mayor sensibilidad para las cosas de Dios: para verlo en las cosas del mundo. Poco a poco y sin darte cuenta será casi imposible no encontrarlo en todo, hasta en lo más inesperado.

Déjate enamorar por Él, que es todo Bondad y Grandeza, y tiene muchísimo por darte en la oración. Déjate en Sus Manos, dale tu tiempo y Él te devolverá cosas que nunca esperaste.

Jesús, enséñame a amar la oración; que sin la oración nada tengo.

Comparte este contenido:

WhatsApp
Twitter
Facebook

Haced lugar para el Rey

Comienza el Adviento. Cristo ya viene y es hora de despertar. Es hora de prepararnos para recibirle y ante esto me pregunto: ¿cómo está mi corazón?

Leer más »

Su reino no tendrá fin

Cristo Rey del Universo. Esta semana meditaba sobre la implicancia de estas palabras en mi vida personal.
Escuchamos mucho hablar sobre el reino de Dios, sobre el reino de los cielos, pero ¿cuál es este reinado? ¿Dónde lo vemos? ¿Es algo que decimos en sentido figurado? ¿Es una metáfora?

Leer más »

Amar aunque no sienta nada

Está oscuro y se me hace difícil verte. Te busco, pero no te siento. Es como si no estuvieras. Pareciera que todos mis esfuerzos son inútiles. Me siento sola y sobretodo desconsolada. Me desespera no encontrarte, a pesar de los esfuerzos.

Leer más »

Santidad: cuestión de amor

Cristo llama y en su voz amorosa encontramos el sentido de cada uno de nuestros días: de nuestras tareas, de nuestro cansancio, de nuestra entrega, de nuestra existencia. Esa voz nos exige insistentemente solo una cosa: santidad.

Leer más »

¡Aquí hay más contenido!

Podcast by Voluntas Tua